8 Ventajas y virtudes de los perros mestizos

Se celebra por segundo año el Día del perro sin raza, una iniciativa estupenda para recordar las virtudes de estos animales maravillosos a los que, sin embargo, tantas personas siguen dando la espalda.

  1. Como recuerda su manifiesto, publicado en la web de noticias 20 Minutos, los perros mestizos o perros sin raza son fruto de la selección genética natural, que, para qué negarlo, suele ser la más sabia. Es por ello que, generalmente, tienenuna salud mucho más robusta que la de sus compañeros ‘con pedigrí’, no suelen desarrollar alergias o intolerancias, y se adaptan perfectamente al espacio en el que les toca vivir,  por lo que las visitas al veterinario suelen limitarse a ponerles las vacunas y poquito más.
  2. Como consecuencia de esta selección genética natural, los mestizos son perros muy resistentes físicamente, son compañeros ideales para hacer deporte, salir a correr o caminar…
  3. No sufren degeneraciones por consanguinidad, como algunas razas puras.
  4. Son perros muy inteligentes y fácilmente adiestrables.
  5. Los mestizos suelen ser más tranquilos y más equilibrados, perfectos para convivir con niños.
  6. Suelen ser perros más longevos, y que llegan a mayores con una mejor calidad de vida (con menos enfermedades y problemas de salud a sus espaldas).
  7. No provienen de criaderos, por lo que, al adoptar un mestizo, no estarás comerciando con una vida, con todo lo que ello trae consigo…
  8. Cada mestizo es, siempre, un ejemplar único e irrepetible.

Imagen

Por supuesto, todos los puntos expuestos anteriormente son generalizaciones, pero estoy segura de que habrá muchos casos concretos que se salgan de la norma.

Sea como sea, creo que lo importante de todo esto es no dejarse llevar por el aspecto físico a la hora de ampliar la familia con un animal. Lo fundamental es buscar un perro -en este caso- con un carácter acorde al nuestro y con unas cualidades que se adapten a nuestro ritmo de vida y a nuestra casa. Eso es, al menos, lo que yo he aprendido con mi experiencia.

Y, lo más importante, no caer en el oscuro negocio de la compra-venta de vidas: ADOPTAR SIEMPRE.

En Bugui hay ya más de 1.000 animales, tanto mestizos como de raza, que esperan encontrar una familia en adopción con la que aprender a ser felices. No os olvidéis de ellos, por favor.

maria firma

Anuncios

Mis niños. Parte II: Nega e Indy

Mis amigas Nega e Indy están conmigo desde que era pequeña. A Nega me la regalaron cuando yo tenía 7 años (es decir, hace 20) y a Indy me la entregó una conocida de la familia un par de años después. Era de su sobrina pequeña, que había pasado con ella las vacaciones en el pueblo, pero cuando llegó la hora de hacer las maletas y volver a la ciudad, la tortuguita ya no entraba los planes.

No me gusta nada utilizar el término ‘regalar‘ cuando hablo de animales, porque pienso que una vida no se puede comprar ni regalar como un objeto. Comprar un animal significa cosificarlo. Pero lo cierto es que, en ese momento de mi vida, era pequeña y no me daba cuenta de esas cosas. Pensaba que para poder compartir la vida con un animal, era necesario pasar por la tienda de ‘mascotas’. Cuántas cosas se van aprendiendo y madurando con los años…

Imagen

Nega e Indy ya son unas veinteañeras y, a pesar de lo que mucha gente pueda pensar, cada una tiene un carácter muy diferente al de la otra. Nega es tranquila, calmada y extremadamente buena. Indy es mucho más movida, más activa y atrevida. Es toda una aventurera. De hecho, por culpa de esta cualidad suya, el último verano nos dio un buen susto. Se escapó del jardincito que les tengo preparado en el chalet del pueblo, en donde pasan los meses de verano, y estuvo una semana desaparecida. Preguntamos a los vecinos, la buscamos por los alrededores, pero nada, no había señales de ella. Me llevé un disgusto tremendo, ya podéis imaginar, y empecé a hacerme a la idea de lo peor. En pleno mes de julio, sin agua ni comida, y con todos los peligros que había ahí fuera para ella…Imagen

Pero casi una semana después, una tarde en la que estábamos sentados junto a la mesa del jardín con mis primos, me pareció escuchar un sonido entre las plantas. Me levanté para ver si era ella, pero no había nada…  Volví a la mesa, ya empezaba a pensar que me estaba obsesionando y escuchando a Indy en todas partes. Continué con la conversación, echanzo un vistazo de vez en cuando al jardín por si acaso. Y entonces, en una de esas miradas, la encontré a ella. Allí estaba ¡¡había vuelto!!

No me lo podía creer ¿cómo había encontrado la forma de volver a casa? ¿cómo había aguantado todo ese tiempo? Daban igual las respuestas: allí estaba :)

¿Alguno de vosotros cuidáis también de alguna tortuga? ¿cuál es vuestra experiencia?

Imagen

Mis niños. Parte I: Líah y Dante

Y después de presentar el blog, llega el momento de que conozcáis a varios de sus protagonistas, mis niños. Como os conté en la entrada anterior, tengo la suerte de tener conmigo a dos gatos: Líah y Dante, y a dos tortugas: Nega e Indy.

niños3

A Líah la rescataron de bebé, perdida o abandonada junto a un contenedor. Una gran persona no dudó en llevársela a casa y, como sabía que yo llevaba tiempo con ganas de adoptar un gatito, me llamó. Yo ni si quiera sabía cómo era, pero tampoco pregunté. Me daba igual si era macho o hembra, cachorro o adulto, de un color o de otro. Quería compartir mi futuro con él o ella, y punto. Y así fue cómo Líah entró en mi vida, una noche de septiembre.

Era una muñequita escuálida y preciosa, de apenas unas semanas, que todavía tomaba biberón. Al día siguiente de su llegada ya era la reina de la casa. Sus primeros meses fue muy activa y traviesa, como toda cachorrita. Mordía y arañaba todo lo que se cruzaba en su camino. Pero con el paso del tiempo, con un poco de educación y muchos mimos, se ha convertido en una señorita muy muy buena. Tiene sus ratos de actividad y de juegos (normalmente por las mañanas) y sus largos ratos de siesta, enroscadita en mi cama, en el sofá, o en el rincón más confortable que encuentre en su camino.

No se ha hecho demasiado grande, con sus cuatro años pesa 3,5 kg. Siempre le tenemos la comida puesta y ella misma se dosifica. Lo cierto es que mantiene el tipo sin sacrificarse en absoluto :) Yo creo que se debe, en parte, a las carreras que se pega por casa todas las mañanas ¡Pero es tan ágil y cuidadosa, que nunca rompe nada!

Untitled-12

Dante llegó a nuestras vidas sin avisar, hace ahora un año. Mi novio y yo fuimos a cenar con su familia a un pueblecito a las afueras de Ponferrada y, al bajar del coche y dirijirnos al restaurante, vimos a unos niños pequeños sujetando un gatito que no dejaba de maullar. Al acercarme a ellos me preguntaron que si lo quería, que estaba abandonado y si no se lo llevaba alguien se iba a morir. Por lo visto ellos llevaban unos días sacándole latas de atún y sobras de comida, pero a ninguno le dejaban llevárselo a casa. Así que os podéis imaginar lo que pasó. Aquella noche regresamos en el coche con un miembro de la familia más.

Con solo unas semanas de vida, Dante era una bolita de pelo comilona y ronroneante. Era imposible no enamorarse de él. Tras la primera visita al veterinario, confirmamos que, al contrario que Líah, el pobre Dante había venido acompañado de una familia de pulgas y algún que otro parásito interno. Nada que un buen baño y unas pastillitas no puedan solucionar :)

Tuve que restringirle la comida desde el principio porque, si por él fuera, se comería un saco de pienso cada día… jeje. Ha crecido muy rápido y en solo doce meses se ha convertido en un gato grande y esponjoso de 5’5 kg de cariño y de ganas de jugar.

lechpl

 

Podría pasarme horas hablando de cada uno de ellos, porque los dos son tan distintos y tan especiales… Pero ya tendremos tiempo de contarnos con más detalle cómo son nuestros pequeños y cómo los cuidamos.

Y vosotros ¿qué animalines habéis adoptado? ¿cómo llegaron a vosotros?

¡Un abrazo muy fuerte, y hasta muy pronto!

maria firma

¿Qué es ‘El blog del adoptante’?

danteEl blog del adoptante’ es una iniciativa de Bugui, el buscador de animales en adopción en España, para hablar de manera distendida sobre la experiencia personal que supone adoptar a un animal.

Me llamo María, soy cofundadora de Bugui, mamá de dos gatitos adoptados y de dos tortugas, y voy a acompañaros en este nuevo viaje que comienza hoy.

Siempre en primera persona, y desde mi experiencia, voy a hablaros sobre temas que a todo papá adoptante le pueden interesar: educación, alimentación, cómo cuidar su salud

Remarco que lo que contaré se basará en mi experiencia y en mis lecturas, pero yo no soy veterinaria, por lo que no pretendo hacer un blog de referencia sobre la salud animal, sino un espacio de encuentro en el que los adoptantes podamos hablar del día a día de nuestros bichitos, aconsejarnos, comentar qué productos nos han funcionado y cuáles no, etc.

Para ello, contaré con la ayuda de otros papás y mamás adoptantes de animales de distintas especies, que aportarán sus vivencias y sus trucos para educar y cuidar a sus pequeños y hacerles tan felices como merecen.

Ésto es solo el principio…. ¿te animas a acompañarnos? :)

maria firma

¿Te estás planteando adoptar?

gato adoptadoAumentar la familia con un animal, sea perro, gato, o de cualquier otra especie, supone una gran responsabilidad. Debes estar seguro de que vas a dedicarle el tiempo y el cariño que necesita, que puedes pagarle los cuidados veterinarios que trae consigo y, sobre todo, que puede ser feliz contigo y que tú vas a serlo estando a su lado.

No es recomendable adoptar con prisas, dejándose llevar por un impulso o por un aviso de sacrificio; se trata de una decisión demasiado seria como para tomarla desde la pena y sin razonar.

Pero si después de pensarlo bien y de consultarlo con la familia, sigues pensando que ya estás listo para darle a un animal el hogar que necesita, no dudes en adoptar, nunca comprar. Las razones para escoger la adopción las puedes encontrar en este artículo, aunque la decisión última es tuya. En Bugui podrás encontrar decenas de animales, con características muy distintas, que están buscando una familia.

No te dejes llevar tanto por el aspecto externo como por sus cualidades y por su carácter. Y es que, igual que ocurre en una relación de amistad entre dos personas, lo que realmente va a marcar la felicidad que podáis procuraros no es el físico, sino la capacidad que tengáis de conectar entre vosotros.

Recuerda que no existen dos animales iguales. Cada uno tiene su forma de ser, su carácter y sus gustos. Hay perros que necesitan varias horas de paseo diario, y perros que prefieren dedicarle más tiempo al sofá; existen gatos tranquilos y mimosones, y gatos inquietos y muy revoltosos; mientras unos animales disfrutan jugando con los niños de la casa, otros no los podrán ni ver; mientras unos te siguen a todas partes, otros prefieren ser más independientes.

Una de las ventajas de la adopción es que puedes ponerte en contacto con la protectora o casa de acogida e informarte sobre el carácter del ‘bichete’ que tienes en mente adoptar. Ellos estarán encantados de escucharte y asesorarte sobre el animal que mejor encaja contigo y con tu estilo de vida. En las fichas de Bugui encontrarás e-mails y teléfonos de contacto. No dudes en llamar o escribir para saber más cosas sobre animal, o bien para formalizar los trámites si decides dar el paso. Seguro que no te arrepentirás.

perros adoptados